Fisioterapia respiratoria

Cómo las técnicas poco conocidas pueden complementar el tratamiento de las enfermedades pulmonares

La fisioterapia respiratoria está especializada en el sistema respiratorio. Puede proporcionar soluciones para niños y adultos que sufren de enfermedades respiratorias frecuentes como asma, bronquitis y EPOC. Te diremos cómo sus técnicas pueden ayudarte.

Enfermedades en las que la Fisioterapia Respiratoria puede ayudar

La fisioterapia respiratoria puede ayudar en rinitis, resfriados, bronquitis, bronquiolitis, EPOC, bronquiectasia y muchas más enfermedades respiratorias… Todos ellos, de verdad. Incluso podemos ayudar en el manejo del asma, una enfermedad que se consideró una enfermedad no fisioterapia-fisiopeutizable, pero que en estudios recientes se ha demostrado que nos hace mal.

La fisioterapia respiratoria también ayuda en la rehabilitación de enfermedades cardíacas, especialmente en aquellas enfermedades cardíacas que requieren intervención quirúrgica, integrándose en programas de rehabilitación cardiaca, además de la educación terapéutica y la actividad física terapéutica.

¿Qué hace la fisioterapia respiratoria?- Elimina la mucosidad excesiva de la nariz y los pulmones- Mejora la mecánica respiratoria- Ayuda en el manejo y elección de la actividad física terapéutica

– Participa en la educación terapéutica (limpieza nasal, medicación inhalada…)

Fisioterapia respiratoria en adultos

En el caso de los adultos, la variedad de enfermedades es más importante que en los niños. De ahí la importancia de trabajar correctamente todos los pasos a seguir para garantizar resultados óptimos:

  • Trabajar en la mejora de la higiene nasal.
  • Auscultar para detectar secreciones bronquiales y decidir si es necesario ayudar a eliminar las secreciones bronquiales y / o poner una máscara de agua de mar isotónica para ayudar a mover la mucosidad más fácilmente.
  • Mira cómo se mueve el cuerpo durante la respiración y evalúa la posibilidad de introducir ejercicios para mejorar este movimiento.
  • Hable sobre la actividad física y cómo mejorarla. Se pueden proponer grupos de gimnasia respiratoria.
  • En caso de asma, ansiedad y/o apnea del sueño, se valora introducir ejercicios del método Buteyko.
  • Compruebe que la toma de terapias inhaladas se realiza correctamente. Fisioterapia respiratoria en PediatríaEn fisioterapia respiratoria en pediatría, lo que tratamos, sobre todo, es la presencia de moco. Resfriados, bronquitis aguda o repetición, neumonía: son problemas respiratorios muy comunes en términos de pediatría y donde la fisioterapia respiratoria juega un papel complementario a la medicación, aunque insustituible. Actualmente, sin embargo, el asma de los niños durante tres años antes de la llegada de las crisis también está comenzando, utilizando el método Buteyko (una técnica de respiración que ayuda a la medicación a disminuir la inflamación bronquial y sus consecuencias).

    Dependiendo de la edad, la fisioterapia respiratoria tiene algunas especificidades:

    • 0-3 años: las técnicas son completamente pasivas, ya que no pueden ayudarnos, y tienen en cuenta la pequeña maduración pulmonar y física de los bebés.
    • Entre 3 y 6 años, podemos empezar a pedir la participación de los niños de forma activa, y más aún a partir de 6 años, cuando la maduración pulmonar ya hace aparecer la ventilación colateral y hace que el drenaje bronquial sea más eficaz en todas las áreas.
    • A partir de los 12 años, la fisioterapia respiratoria que se realiza ya es como lo haríamos en adultos, ya que ya se considera que la maduración pulmonar se ha hecho por completo.

    Una buena sesión de fisioterapia respiratoria, y especialmente en pediatría, debe consistir en las siguientes partes:

    • Anamnesis
    • Auscultación
    • Higiene nasal
    • Nebulización isotónica del agua de mar o suero fisiológico
    • Drenaje bronquial

    Anamnesis:

    Antes de comenzar la sesión, el fisioterapeuta y la familia deben ser capaces de sentarse y hablar sobre el motivo de la visita, el medicamento que el niño está tomando, así como tener tiempo para que el fisioterapeuta evalúe el tipo de respiración y todo lo que puede ayudar en el desarrollo de la sesión

    Auscultación:

    Nos permite localizar qué parte anatómica del pulmón tiene el problema, a la vez que indica si el problema es profundo, medio o superficial niveles.

    Higiene nasal:

    es esencial para una buena respiración. Una nariz limpia nos ayudará a mejorar el drenaje de las secreciones de partes más profundas del cuerpo.

    Nebulización:

    Nos ayuda a preparar secreciones para facilitar la movilización, incluso si no les ponemos medicamentos.

    Drenaje bronquial:

    Indispensable para evacuar las secreciones bronquiales de forma rápida y eficaz. Adaptar las técnicas al tipo de secreciones y a la zona donde se encuentran. Actualmente, los aplausos y otras técnicas llamadas "clásicos" están totalmente desaconsejados. Se recomienda trabajar con técnicas llamadas expiración lenta, como Autogen Drainage y ElPr (y contrapartes de la UE para ADULTS ELTGOL), que hacen que las secreciones en movimiento eviten broncoespasmos y otros efectos secundarios no deseados.

    Anna Ferdinand Red

    Fisioterapeuta especializado en el sistema respiratorio.

    Miembro Colegiado 4646

    Centre Inspira't Physiotherapy (Alcover), Profesor Asociado en la URV y EUSES Terres de l'Ebre

    Artículo publicado en el número 89 de la revista "Fer salut" del EAP Alt Camp Oest (CAP Alcover)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close